Coches autónomos

Los coches autónomos podrían aumentar las congestiones de tráfico

Los coches autónomos podrían aumentar las congestiones de tráfico

Uno de los motivos por el que los fabricantes comenzaron  a investigar y desarrollar sus propios vehículos autónomos es el de disminuir las congestiones de tráfico, pues piensan que sin que el ser humano intervenga en la conducción, los vehículos podrán desplazarse con mayor rapidez, pero con total seguridad. Sin embargo, algunos expertos prevén que los coches autónomos podrían aumentar las congestiones de tráfico, en lugar de disminuirlo.

Los motivos por los que el tráfico irá menos fluido cuando los vehículos autónomos tomen las carreteras son los siguientes:

  • La gente los usaría mucho: Los expertos están totalmente convencidos de ello y no han dudado en pronosticar que el problema principal de los vehículos sin conductor será que la gente los usará más de la cuenta, aumentando el número de coches en circulación, lo cual aumentará también los kilómetros recorridos, y por consiguiente, mayor congestión de tráfico, lo que aumentaría también la contaminación.

Algunos expertos del área del transporte creen que también los conductores actuales, así como la gente de mediana edad que en la actualidad no conduce o ha dejado de conducir por algún motivo decidirán utilizar más los coches cuando estos puedan conducir por ellos mismos, sin que el conductor tenga que intervenir, lo cual nos lleva al siguiente motivo.

  • La gente viajará más: Los vehículos autónomos traerán consigo viajes más seguros, cómodos y baratos, por lo que obviamente, la gente tendrá más ganas de viajar, y las carreteras se llenarán de coches.

Algunos expertos han pronosticado que uno de los principales motivos por los que la gente decidirá viajar más es que tanto los seguros, como las reparaciones costarán más baratas, pues detrás de 9 de cada 10 accidentes de tráfico se encuentran los errores humanos.

¿Y cuál sería la solución? La solución más práctica para que cuando los vehículos autónomos estén circulando por nuestras carreteras será el uso compartido de los vehículos. Esto evitará que se produzcan grandes colapsos en las carreteras, eliminando también parte de la contaminación que se produciría si no se compartiesen los vehículos.

En Michigan quieren ampliar la ley de vehículos autónomos

En Michigan quieren ampliar la ley de vehículos autónomos

Michigan, que es el centro de la industria automovilística de Estados Unidos, está preparándose para la llegada de los coches autónomos y está impulsando iniciativas que autoricen tanto la venta, como la circulación de este tipo de vehículos, en una gran ampliación de la ley estatal que únicamente permite usarlo para pruebas.

Aunque probablemente queden años para que podamos ver el uso generalizado de vehículos autónomos, los legisladores y autoridades de transporte han declarado que la tecnología está avanzando tan rápido que Michigan necesita adelantarse o de lo contrario, se estará arriesgando a perder su liderazgo en la investigación y en el desarrollo automovilístico ante el resto de los estados.

Los tres fabricantes de Detroit, que son General Motors, Fiat Chrysler y Ford, así como otros fabricantes estarían autorizados para administrar flotas de coches autónomos que estarían disponibles por encargo.

Esta sería sin duda una señal de aprobación referente a los cada vez mayores esfuerzos de los fabricantes para tratar de reinventarse como empresas dedicadas al “transporte” de personas. General Motors ha invertido este año 500 millones de dólares en la empresa de taxis Lyft. Además, adquirió una empresa desarrolladora de software para coches autónomos.

El fabricante Toyota anunció hace poco que había realizado una inversión en Uber, que es la competencia de Lyft. Google, quien ha inaugurado un centro de desarrollo de tecnología para vehículos autónomos en Novi, que es un suburbio de Detroit, ha decidido asociarse con Fiat Chrysler para hacer pruebas de software en 100 minivans.

Kirk Steudle, que es el director del Departamento de Transporte de Michigan, habló sobre la fusión de la tecnología entre Silicon Valley y Detroit, declarando lo siguiente: “Ya viene y viene rápido”. Después añadió, “la tecnología se encuentra en un punto en el que será incorporada a un artículo de producción masiva”.

En 2021 saldrá el “innovation driver” de BMW

En 2021 saldrá el “innovation driver” de BMW

A este ritmo al que nos estamos acostumbrando, todos los fabricantes terminarán hablando de coches autónomos. En lo que llevamos de año, hemos podido ver que los fabricantes y la tecnología se daban la mano, gritando a los cuatro vientos que sus proyectos en conducción autónoma ya se estaban desarrollando, o lo que es mejor, que estaban en fase de pruebas.

BMW va a lanzar su próximo coche eléctrico, que además incluirá la conducción autónoma en el año 2021 y podemos decir que va a ser su nuevo modelo insignia, encontrándose dentro de un nuevo concepto, el “innovation driver”.

De momento, no han ofrecido demasiados detalles, aunque lo que sí que sabemos es que lo que está intentando conseguir es un BMW avanzado, en el que se incluya la conducción autónoma, así como la conectividad digital. Además, contará con un diseño ligero, un interior “completamente nuevo” y que forme parte de “la próxima generación de movilidad eléctrica”.

Según se cree, por los comentarios que realizaron a principios de este mismo año, este va a ser el buque insignia del fabricante y por el que van a seguir el camino los siguientes vehículos de la gama. No han dado más detalles sobre las características. No se sabe si va a ser un claro competidor del vehículo de Tesla, o si será un vehículo más deportivo, parecido al i8, aunque lo que sí que hemos podido vislumbrar es una clara estrategia por la que podemos ver que tanto el BMW i3, como el BMW i8, no han sido fruto de una casualidad.

Esto hace que sea necesario pensar que no solo la tecnología híbrida Plug-in, que incluye la mayor parte de su gama de modelos estará seguro presente, sino que el futuro de BMW irá además asociado a los automóviles eléctricos-autónomos, estando conectados como van marcando las tendencias de nuestro futuro más próximo.

El Google Car no conducirá solo en estas situaciones

El Google Car no conducirá solo en estas situaciones

Después de tanto oír hablar acerca de los coches autónomos, si hay algo que tenemos claro es que son realmente complejos. Por ese motivo, Google se ha dado cuenta de que es necesario poner ciertos límites, en los cuales, sus vehículos no conducirán de forma autónoma.

Podemos decir que Google está buscando que sus coches tengan algo de potestad y conciencia para decidir cuál sería la forma más idónea de circular, algo que obviamente, solo podrá hacerlo cuando el coche disponga de los dos métodos de conducción. Cuando se encuentre en malas condiciones el vehículo bloqueará el modo de conducción autónoma, por lo que el conductor se verá obligado a tomar las riendas si desea que el vehículo circule.

Google ha patentado un sistema que evaluará el entorno y se encargará de juzgar en qué condiciones se encuentra, para de esta forma, tomar la decisión.

Las situaciones en las que el Google Car decidirá no conducir por sí mismo son las siguientes:

  • Meteorología. Cuando haya condiciones extremas, el vehículo autónomo de Google no dará la opción de poder conectar el modo autónomo para no poner en riesgo ni al vehículo ni a sus ocupantes.
  • Situación peligrosa. En el caso de que se produzcan excesos de velocidad, fallos de ubicación en el carril, fallos en la distancia de seguridad… el vehículo no tomará las riendas en el caso de que el conductor intente activar el modo autónomo.
  • Situación dudosa. Si el vehículo tiene dudas y cree que puede haber un peligro posible, al igual que en la situación peligrosa descrita anteriormente, tampoco dejará activar el modo autónomo.
  • Carretera no adecuada. Existen algunas carreteras que no son adecuadas para la conducción autónoma, por lo que el vehículo las tendrá en cuenta para no conducir por sí mismo.
  • Cinturón desabrochado. En el caso de que el conductor o los ocupantes del vehículo lleve el cinturón de seguridad desabrochado, el coche tampoco activará el modo autónomo. Tampoco activará el modo autónomo en el caso de que la presión de los neumáticos sea incorrecta, o si alguna de las puertas está mal cerrada.
  • Falta de mantenimiento. En el caso de que al vehículo no se le haya realizado el mantenimiento de forma correcta, es decir, que haya algún fallo en el aceite, el líquido de frenos, los filtros, etc., el vehículo tampoco aceptará la activación del modo autónomo.
  • Mal estado. Si el coche está en mal estado y tiene algún tipo de avería, tampoco se te permitirá pasarle el marrón al vehículo.

Resumiendo, siempre que el vehículo se encuentre en un estado óptimo, las puertas estén bien cerradas, los ocupantes lleven abrochados los cinturones de seguridad, la carretera y la meteorología sean adecuadas y no se produzcan ninguna situación ni dudosa, ni peligrosa, podremos disfrutar del modo autónomo del Google Car.

¿Podrán los coches autónomos conducir de noche?

¿Podrán los coches autónomos conducir de noche?

Hace tiempo que estamos viendo circular a los coches autónomos bajo todo tipo de terrenos y circunstancias, pero todas esas veces nos encontramos algo en común, que es de día. Por ese motivo, el fabricante Ford ha decidido que ya era hora de apagar la luz para poder comprobar de qué manera actúa un coche autónomo cuando se encuentra en una situación de total oscuridad. Por ese motivo, Ford ha creado un prototipo de un Ford Fusion que puede circular de noche sin que sea necesario utilizar las cámaras que dependen de la luz.

Sabemos que lo normal en la conducción autónoma es contar con los tres modos de sensores, que son radar, cámaras y Lidar. Sin embargo, Ford ha podido demostrar que la tecnología del LiDAR puede funcionar sin problema de forma independiente. Para circular de noche, los vehículos Ford de conducción autónoma utilizan mapas en 3D de alta resolución que contienen información sobre la carretera, sus marcas viales, la topografía, las señales de tráfico, los edificios, etc.  El vehículo usa el apoyo de los sensores Lidar, que equivaldrían a sus ojos por así decirlo, para lograr determinar la posición en el mapa a tiempo real. La palabra LiDAR es el acrónimo en inglés de Laser Imaging Detection and Ranging, lo cual permite medir la distancia que hay entre un emisor láser y un objeto utilizando un haz de láser pulsado. Se montan encima del techo y permiten una visión de 360 grados de cualquier cosa que pueda suceder alrededor del coche.

El  técnico líder de Ford para los vehículos autónomos, Jim McBride, ha declarado lo siguiente: “Gracias a LiDAR, los coches no necesitan de la luz solar, ni tampoco cámaras de las que detectan las líneas blancas que hay pintadas en la carretera. Es más, LiDAR permite que los vehículos autónomos conduzcan de la misma forma de noche o de día”.

Para realizar las pruebas, que han sido desarrolladas en el desierto de Arizona, en Estados Unidos, los ingenieros de la compañía han recurrido a gafas de visión nocturna para poder hacer un seguimiento tanto desde el interior como desde el exterior del vehículo. Gracias a la visión nocturna es posible ver el trabajo de LiDAR como si fuese una red de rayos láser infrarrojos que se proyectan alrededor del coche. Los sensores LiDAR se encargan de disparar hasta 2.8 millones de impulsos de láser por segundo lo cual permite escanear con total precisión el área circundante.

Beverly Hills contará con una flota de coches autónomos

Beverly Hills contará con una flota de coches autónomos

En Beverly Hills, un barrio de California, Estados Unidos, han realizado una votación para decidir si quieren contar con una flota de vehículos autónomos circulando por allí. La mayor parte de los vecinos han votado a favor del desarrollo de una flota de este tipo de coches, los cuales les permitirán desplazarse por el barrio (una superficie que no es demasiado grande) sin que sea necesario estar mirando hacia la carretera.

Los millonarios habitantes de este emplazamiento tan lujoso han decidido plantear su proyecto a compañías como son Google y Tesla, quienes tendrán por delante la gran oportunidad de poner en marcha una especie de laboratorio que les permitirá experimentar de cara a otros proyectos para lugares con una mayor superficie y que incluyan algunos tramos de más velocidad que los que se encontrarán en las calles de Beverly Hills.

La tecnología que incluyen los vehículos autónomos supone un enorme atractivo, pues los propietarios ganarán en cuanto a comodidad de transporte, además de en seguridad, pues se conseguiría en ansiado objetivo de cero atropellos. Sin embargo, todavía falta pulir un poco esta tecnología para que pueda evolucionar más.

El proyecto no sería demasiado complicado, ya que se trata de una flota de coches que únicamente circularía por el barrio, que cuenta con una superficie de unos 15 kilómetros cuadrados aproximadamente, que casi no pasaría por autopistas, lo que hace que no tengan que complicarse demasiado con mapas de carreteras de gran tamaño. Asimismo, las empresas que consigan el contrato conseguirán una enorme fuente de dinero, así como una prueba de campo con la que conseguirán experiencia para escalas superiores.

Ahora, ya solo falta que escojan la compañía para que el proyecto comience cuanto antes, y los habitantes del lujosos barrio de Beverly Hills puedan desplazarse de un sitio a otro sin tener que preocuparse por conducir.

Google piensa construir su propia ciudad donde probará su tecnología

Google piensa construir su propia ciudad donde probará su tecnología

Las ciudades inteligentes se encuentran más en auge que nunca, motivo por el cual es necesario probar la tecnología, ya que la mayoría de las veces se prueba poco, en sitios urbanos de verdad, con los perjuicios que obviamente supone para los ciudadanos. Por este motivo, Alphabet, de Google, ha decidido tomar la iniciativa, por lo que está buscando posibles lugares para construir su propia ciudad que le servirá de laboratorio.

Sin embargo, esa idea ya la han tenido en otras ocasiones, como es el caso de Pegasus Global Holdings que ha empezado a construir una “ciudad fantasma” en el desierto de Nuevo México, en EEUU, aunque sí que podemos ver la gran necesidad de las empresas tecnológicas por probar incansablemente sus productos antes de que salgan al mercado.

La ciudad de Google se podrá considerar como un laboratorio a escala real, con dispositivos de todo tipo que crearán sus ingenieros, conviviendo en el mismo entorno los vehículos autónomos, la fibra óptica, los globos de Internet…

La filial de Alphabet Sidewalk Labs ha empezado ya a negociar tanto con consultores, como con urbanistas de alto nivel para que ejecuten este gran proyecto. Algunas de las zonas favoritas para la creación de esta ciudad son los alrededores de Denver y Detroit. Han sido votadas por 100 investigadores de Google los cuales trabajan para construir el lugar, según ha informado Recode.

Sin embargo, es posible que no prospere la idea de esta ciudad-laboratorio, por lo que en Google han pensado en un “plan B”, que consistirá en llegar a algún acuerdo con condados o ayuntamientos para usar algunos barrios o zonas urbanas con poca densidad habitacional para poder llevar a cabo sus primeras pruebas tecnológicas.

En el caso de que esto ocurriese, estos nuevos “distritos digitales” donde Google desplegaría sus innovaciones revalorizarían notablemente el valor de la compañía, por lo que aumentarían el negocio basándose en la especulación inmobiliaria, así como en la gestión del patrimonio.

Se busca el cruce perfecto para los vehículos autónomos

Se busca el cruce perfecto para los vehículos autónomos

La conducción de un coche autónomo va a implicar enormes cambios en la infraestructura de las carreteras como son por ejemplo, los semáforos o las intersecciones, estando la mayoría reguladas por semáforos. ¿Cuántas veces te ha ocurrido el encontrarte parado en una intersección sin que viniese ningún coche? La mayoría de las veces hay un semáforo, una señal de Stop o un ceda el paso que te impedía circular, en lugar de disminuir la velocidad, lo que evidentemente es una pérdida de tiempo, y más aún, de combustible, además del aumento en la duración del viaje. Si eso es algo que no soportas, no te preocupes porque pronto desaparecerá con los coches autónomos.

Solo existe una razón por la que es necesario sufrir estas detenciones, y esa razón es que los seres humanos no se encuentran conectados unos con los otros, lo que hace que desconozcamos qué harán los otros  conductores de la carretera. Ahora hay una gran pregunta que nos viene a la cabeza,  ¿cuándo los vehículos estén conectados entre sí, qué sentido tendrá regular el tráfico como hasta el momento?

Hace poco tiempo, investigadores del MIT han creado un método para la creación de intersecciones para los vehículos autónomos, con mayor eficacia y eficiencia que las que ya existen, basándose su funcionamiento en que los vehículos autónomos se encuentran conectados y en todo momento tienen que establecer una ruta. Este será sin duda alguna el cambio de mayor importancia en el concepto de conducir.

El primer cambio será que ya no será posible el hecho de montarte en el coche y empezar a conducir sino que será obligatorio indicar el destino al que quieres ir, por lo que el vehículo calculará la ruta y podrá llevarte a tu destino. Esto servirá para saber qué cruces vas a atravesar, para poder informar al resto de coches del microsegundo en el que vas a pasar por dicho lugar. Esto hará que los otros coches sepan lo que es necesario hacer para que tu ruta sea posible, haciendo que alguno de los vehículos (el tuyo u otro) circule más despacio durante algunos kilómetros, para que los vehículos no coincidan en el mismo espacio, al mismo tiempo.

Parece que Boston no es un buen lugar para probar coches autónomos

Parece que Boston no es un buen lugar para probar coches autónomos

Boston es una ciudad llena de estrechas calles coloniales, inviernos fríos, conductores algo nerviosos y centros de alta tecnología, por lo que podría parecer el lugar perfecto para probar los coches autónomos. Es necesario probar este tipo de vehículos en condiciones adversar, aunque aún, el noreste de Estados Unidos no cuenta con leyes que regulen el manejo y ensayo de esta tecnología, por lo que obviamente, es necesario hacer algo al respecto.

Por si fuese poco, los legisladores que necesitan responder están siendo rechazados por los líderes de un área que no para de crecer, y que prefieren que no haya  normas a contar con un conjunto de leyes estatales que los puedan obstaculizar. Eso no significa otra cosa distinta a que las nuevas compañías locales y varios de los departamentos universitarios de ingeniería más valiosos del país están ahora mismo en un limbo legal.

La profesora Daniela Rus, que es la directora del laboratorio de inteligencia artificial del MIT, y ha empezado a desarrollar el coche autónomo con Toyota ha declarado lo siguiente: “Espero que los estados de New England nos permitan realizar este trabajo de forma correcta aquí muy pronto”. Además, añadió lo siguiente: “Tenemos más flexibilidad para probar nuestros algoritmos y coches autónomos en Singapur que aquí. Es muy molesto tener que llevar la investigación a otro lugar para poder probarla”.

Faltando normas claras, los investigadores alaban un plan del gobernador republicano de Massachusetts, Charlie Baker, de hacer un circuito de pruebas en una antigua base militar que se encuentra a una hora de la ciudad de Boston, donde se hacen investigaciones de inteligencia artificial y robótica.

No obstantes, las legislaturas estatales de la zona de New England, así como de otras regiones que están esperando poder fomentar la innovación permitiendo la circulación de coches autónomos en las calles y rutas, han obtenido un claro mensaje de las grandes compañías que están compitiendo para poder fabricar los automóviles del futuro. El mensaje es que de momento ni quieren, ni necesitan su permiso.

Un coche autónomo repartidor de pizzas

Un coche autónomo repartidor de pizzas

Las calles de Nueva Zelanda van a contar con un repartidor de pizza distinto al que estamos acostumbrados. Su Gobierno ha estado negociando con Domino’s Pizza la posibilidad de probar con el vehículo autónomo que la empresa ha desarrollado. El vehículo autónomo de Domino’s Pizza ha sido bautizado como DRU. Cuenta con distintos compartimentos especiales para guardar pizzas y bebidas, habiendo sido entrenado para realizar el reparto de pedidos a domicilio. Este coche autónomo repartidor de pizzas usa señal GPS para desplazarse por la ciudad y lograr la entrega de los pedidos a los clientes. El vehículo puede alcanzar como máximo los 18 kilómetros por hora.

DRU, ha integrado las últimas tecnologías existentes en el mundo de la robótica. Sus creadores afirman que es comparable con el vehículo autónomo de Google. Puede transportar 10 pizzas con sus correspondientes bebidas. Ha sido adaptado para que pueda circular por caminos pedregosos, así como por carreteras o aceras. El robot repartidor de pizzas mide algo menos de un metro. El software de DRU ha eliminado los posibles errores humanos, lo que hará que sin duda sea más efectivo. El coche autónomo de Domino’s Pizza dispone de varias cámaras de vigilancia, las cuales enviarán las imágenes en directo a un sistema que se basa en la nube.

Nueva Zelanda va a ser uno de los primeros países en probar el coche autónomo repartidor de pizzas. Simon Bridges, que es ministro neozelandés de Transporte, ha declarado en un comunicado que la elección del país para realizar las pruebas del coche autónomo de Domino’s Pizza “muestra que tenemos los marcos adecuados para atraer innovaciones”. Bridges también aseguró que las leyes y los marcos de regulación actuales han convertido a Nueva Zelanda en el “entorno perfecto” para realizar pruebas con todo tipo de tecnologías.