Google

Los coches autónomos de Google reconocerán las alarmas de emergencia

Los coches autónomos de Google reconocerán las alarmas de emergencia

Si había algo que nos preocupaba sobre los coches autónomos es cómo reaccionarían con los servicios de emergencia, ¿reconocerían las alarmas y se apartarían como deben hacer los conductores? ¿Actuarían como si no ocurriese nada poniendo vidas en peligro? Esto es algo que por fin han solucionado los coches autónomos de Google, los cuales sabrán reconocer las alarmas de policía, bomberos y ambulancias.

Ya que con este tipo de vehículos se intenta que reemplacen a los conductores en unos años es de vital importancia que puedan reconocer hasta el más mínimo peligro que haya en las carreteras. Sin embargo, no se busca únicamente que sepan identificar los obstáculos que haya en la carretera, sino también que se garantice la seguridad de todos los usuarios en todo momento. Este es el motivo por el cual Waymo se ha centrado en que sus vehículos detecten cualquier vehículo de emergencia, y cuando lo hagan, que les dé prioridad. Este lunes ya se realizó la primera prueba sobre esto.

La prueba piloto se dio en las siguientes circunstancias: durante un día y una noche, las minivans autónomas Pacifica de Waymo observaron tanto ambulancias, como vehículos policiales en el estado de Arizona. Utilizaron sus sensores para recolectar todo lo relacionado con este tipo de vehículos, como son los sonidos, los ángulos y las distancias, guardando sus características para saber responder cuando se topasen en la carretera con algún vehículo de emergencias.

No obstante, esta no es la única novedad en los automóviles autónomos de Google, ya que además de poder reconocer las alarmas, son capaces también de ver a otros vehículos desde más lejos, gracias a sus nuevos sensores. Esta nueva característica será utilizada para localizar lo antes posible en qué dirección se encuentra el vehículo que emite el sonido de emergencia.

Pruebas como la realizada este lunes son realmente importantes ya que sería imposible sino que los vehículos autónomos fuesen tan fiables como para reemplazar en el futuro al ser humano.

La división de coches autónomos de Google es la más valiosa

La división de coches autónomos de Google  es la más valiosa, pues ya vale más que la de Tesla, General Motors o Ford. Alphabet, que es la compañía matriz de Google, tiene ya un valor de más de 70.000 millones de dólares.

Se ha dado a conocer, según una nota a inversores del analista de Morgan Stanley, Brian Nowak, Waymo se ha convertido en un candidato potencial para poder separarse de Alphabet, ya que según los cálculos, aproximadamente el 12% del valor empresarial de Google viene de Waymo.

El mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos, General Motors, que también es uno de los mayores fabricantes del mundo, tiene un valor bursátil  de 50.590 millones de dólares. Por otro lado, nos encontramos con Tesla, que es el principal fabricante de vehículos eléctricos de lujo. La compañía de Elon Musk, tiene un valor bursátil de 48.879 millones de dólares. Por último, habría que analizar el fabricante de Ford, que es el segundo fabricante más importante de Estados Unidos, quien tiene un valor de 43.800 millones de dólares.

Por otro lado, nos encontramos con Uber, que también cuenta con un gran valor bursátil. Su valor está calculado entre los 50.000 y los 70.000 millones de dólares, bastante cerca de Alphabet.

Waymo se ha asociado hace poco con Lyft, que es el rival más importante de Uber en Estados Unidos, lo que se ha convertido en un problema para Uber, ya que hasta el momento, aunque tenía algo de competencia, iba ganando a su competidora.

En el caso de que Waymo consiga hacerse con el 1%, más o menos, de los kilómetros conducidos en el año 2030, podrían conseguir unas ganancias de 1,25 dólares por cada kilómetro conducido, lo que supondría unas buenas ganancias para la empresa.

No obstante, el valor de Waymo aumentará dependiendo del número de kilómetros que realizase anualmente, pudiendo alcanzar fácilmente un valor de 140.000 millones de dólares.

El Google Car no conducirá solo en estas situaciones

El Google Car no conducirá solo en estas situaciones

Después de tanto oír hablar acerca de los coches autónomos, si hay algo que tenemos claro es que son realmente complejos. Por ese motivo, Google se ha dado cuenta de que es necesario poner ciertos límites, en los cuales, sus vehículos no conducirán de forma autónoma.

Podemos decir que Google está buscando que sus coches tengan algo de potestad y conciencia para decidir cuál sería la forma más idónea de circular, algo que obviamente, solo podrá hacerlo cuando el coche disponga de los dos métodos de conducción. Cuando se encuentre en malas condiciones el vehículo bloqueará el modo de conducción autónoma, por lo que el conductor se verá obligado a tomar las riendas si desea que el vehículo circule.

Google ha patentado un sistema que evaluará el entorno y se encargará de juzgar en qué condiciones se encuentra, para de esta forma, tomar la decisión.

Las situaciones en las que el Google Car decidirá no conducir por sí mismo son las siguientes:

  • Meteorología. Cuando haya condiciones extremas, el vehículo autónomo de Google no dará la opción de poder conectar el modo autónomo para no poner en riesgo ni al vehículo ni a sus ocupantes.
  • Situación peligrosa. En el caso de que se produzcan excesos de velocidad, fallos de ubicación en el carril, fallos en la distancia de seguridad… el vehículo no tomará las riendas en el caso de que el conductor intente activar el modo autónomo.
  • Situación dudosa. Si el vehículo tiene dudas y cree que puede haber un peligro posible, al igual que en la situación peligrosa descrita anteriormente, tampoco dejará activar el modo autónomo.
  • Carretera no adecuada. Existen algunas carreteras que no son adecuadas para la conducción autónoma, por lo que el vehículo las tendrá en cuenta para no conducir por sí mismo.
  • Cinturón desabrochado. En el caso de que el conductor o los ocupantes del vehículo lleve el cinturón de seguridad desabrochado, el coche tampoco activará el modo autónomo. Tampoco activará el modo autónomo en el caso de que la presión de los neumáticos sea incorrecta, o si alguna de las puertas está mal cerrada.
  • Falta de mantenimiento. En el caso de que al vehículo no se le haya realizado el mantenimiento de forma correcta, es decir, que haya algún fallo en el aceite, el líquido de frenos, los filtros, etc., el vehículo tampoco aceptará la activación del modo autónomo.
  • Mal estado. Si el coche está en mal estado y tiene algún tipo de avería, tampoco se te permitirá pasarle el marrón al vehículo.

Resumiendo, siempre que el vehículo se encuentre en un estado óptimo, las puertas estén bien cerradas, los ocupantes lleven abrochados los cinturones de seguridad, la carretera y la meteorología sean adecuadas y no se produzcan ninguna situación ni dudosa, ni peligrosa, podremos disfrutar del modo autónomo del Google Car.

Google piensa construir su propia ciudad donde probará su tecnología

Google piensa construir su propia ciudad donde probará su tecnología

Las ciudades inteligentes se encuentran más en auge que nunca, motivo por el cual es necesario probar la tecnología, ya que la mayoría de las veces se prueba poco, en sitios urbanos de verdad, con los perjuicios que obviamente supone para los ciudadanos. Por este motivo, Alphabet, de Google, ha decidido tomar la iniciativa, por lo que está buscando posibles lugares para construir su propia ciudad que le servirá de laboratorio.

Sin embargo, esa idea ya la han tenido en otras ocasiones, como es el caso de Pegasus Global Holdings que ha empezado a construir una “ciudad fantasma” en el desierto de Nuevo México, en EEUU, aunque sí que podemos ver la gran necesidad de las empresas tecnológicas por probar incansablemente sus productos antes de que salgan al mercado.

La ciudad de Google se podrá considerar como un laboratorio a escala real, con dispositivos de todo tipo que crearán sus ingenieros, conviviendo en el mismo entorno los vehículos autónomos, la fibra óptica, los globos de Internet…

La filial de Alphabet Sidewalk Labs ha empezado ya a negociar tanto con consultores, como con urbanistas de alto nivel para que ejecuten este gran proyecto. Algunas de las zonas favoritas para la creación de esta ciudad son los alrededores de Denver y Detroit. Han sido votadas por 100 investigadores de Google los cuales trabajan para construir el lugar, según ha informado Recode.

Sin embargo, es posible que no prospere la idea de esta ciudad-laboratorio, por lo que en Google han pensado en un “plan B”, que consistirá en llegar a algún acuerdo con condados o ayuntamientos para usar algunos barrios o zonas urbanas con poca densidad habitacional para poder llevar a cabo sus primeras pruebas tecnológicas.

En el caso de que esto ocurriese, estos nuevos “distritos digitales” donde Google desplegaría sus innovaciones revalorizarían notablemente el valor de la compañía, por lo que aumentarían el negocio basándose en la especulación inmobiliaria, así como en la gestión del patrimonio.

Un coche de Google ha chocado contra un autobús en San Francisco

Un coche de Google ha chocado contra un autobús en San Francisco

A los humanos se les permiten errores, pero a los ordenadores no solemos pasarles ni uno. Por ese motivo, quizás podríamos decir que el “accidente” que tuvo uno de los vehículos autónomos de Google está teniendo demasiada repercusión. El 99,9% de las veces en las que uno de los vehículos de Google ha tenido un accidente ha sido por culpa de un conductor humano, la mayoría de las veces por el que acompaña al vehículo de Google. Sin embargo,  esta vez el desarrollador ha admitido que el software de conducción ha cometido un error. Esto nos hace plantearnos cómo de seguros pueden llegar a ser los coches autónomos. No es necesario que nos planteemos su seguridad, sino la mezcla de los conductores humanos con los conductores electrónicos.

Según el informe que ha salido a la luz del accidente, el vehículo de Google, que era un Lexus RX450h de la clase “SUV” o todoterreno, se puso en el carril central para girar a la derecha logrando evitar unas bolsas de arena que había colocadas en el carril derecho. El error que cometió fue el de creer que el autobús que iba detrás reduciría la marcha o pararía para permitirle girar, lo cual hizo que el coche chocase (a poca velocidad) con el lado del autobús produciendo daños en la rueda derecha, en el lateral y en el parachoques, así como en uno de los sensores del coche de Google. Se cree que el error de software de Google fue el de confiar otra vez en la prudencia de las personas que conducen alrededor.

Después del accidente, Google emitió una nota en la que explicaba cómo la situación en la que el coche cometió un error es algo con muchas peculiaridades en la que se han mezclado las normas de tráfico y las convenciones sociales en el momento de interpretar un giro.

Pronto veremos el coche autónomo de Google circulando por Londres

Pronto veremos el coche autónomo de Google circulando por Londres

Hasta el momento, Estados Unidos ha sido el lugar de ensayo por excelencia de los coches autónomos. Distintos fabricantes como son por ejemplo, Audi, General Motors o Google han podido aprovechar, quizás la permisividad de las autoridades americanas o quizás solo el apoyo de sus autoridades, para echar a rodar sus coches sin conductor y hacerles los máximos kilómetros posibles. El coche de Google, por ejemplo, ya conoce de memoria las carreteras de los estados de California, Texas o Washington.

Sin embargo, esta exclusividad a la hora de realizar sus pruebas parece que va a cambiar un poco, sobre todo gracias a la colaboración con el Gobierno británico. Y es que en el Reino Unido están apostando ciegamente por esta industria automovilística y creen que en el año 2025 va a mover alrededor de 900.000 millones de libras al año. Por este motivo, Gran Bretaña ha autorizado los primeros ensayos en la vía pública con vehículos sin conductor, habiendo realizado una inversión de 25,7 millones de euros.

Las pruebas van a tener lugar por las calles de Londres, más concretamente en la gran plaza situada frente al 02 Arena, que es el enorme coliseo de conciertos que hay en la ciudad londinense. También se realizarán estas pruebas en Bristol, Coventry y Milton Keynes, que es una ciudad futurista que se creó en el norte de Londres en los años 70.

Segú ha declarado Clarie Perry, quien es la Secretaria de Transporte del Gobierno, “Estamos en una etapa muy temprana aún, pero es un paso muy importante para poder situarnos en la punta de flecha de esta nueva tecnología. Los coches sin conductor son el futuro, por lo que queremos que Gran Bretaña se encuentre al frente de un desarrollo tecnológico con tanto atractivo”. Isabel Dedring, que es otra de las representantes del transporte en Londres, declaró que los vehículos autónomos van a encontrarse en las grandes ciudades dentro de pocos años, por lo que es mejor que se prueben lo antes posible.

Google y sus furgonetas de reparto autónomas

Google y sus furgonetas de reparto autónomas

Google tiene la intención de revolucionar el área de los vehículos autónomos abriéndose camino hacia el reparto de mercancías, donde otros gigantes de internet, como es el caso por ejemplo de Amazon, están invirtiendo una gran suma de dinero.

Ya pudimos ver hace unas semanas la patente que había creado Google de un receptáculo motorizado que se podía utilizar para la recepción de paquetes procedentes de drones. Sin embargo, hoy ha salido a la luz otra nueva patente muy importante en este sector. Esta nueva patente revolucionará el reparto y la logística de mercancías. Estamos hablando de un camión autónomo que sirve para entregar a domicilio las compras sin que sea necesario que intervenga ningún humano. Esto supondrá sin duda un ahorro enorme a las empresas que lo utilicen, ya que se ahorrarán el tener que contratar a trabajadores para que repartan la mercancía.

La patente de Google enseña un vehículo que quizás sea una camioneta o furgoneta y que cuenta con una zona de carga en la que se dispone una especie de consigna electrónica, como las que podemos ver en las estaciones de tren, por ejemplo. Esas cajas de seguridad incluyen un teclado, así como diferentes sistemas de seguridad. Además, la puerta de estos compartimentos tendrá igualmente un sistema que leerá las tarjetas de crédito, además de aceptar pagos móviles, lo cual significa que el usuario tendrá la posibilidad de pagar el producto al recibirlo directamente. Cuando el vehículo se acerque al domicilio donde tenga que realizar la entrega, el usuario recibirá un mensaje con aviso que incluirá un código para que pueda retirar su paquete, momento en el cual será necesario que salga a recogerlo. Una vez que la entrega haya sido realizada, el vehículo podrá seguir con su reparto sin que tenga que detenerse en ningún caso, a no ser que llegue el momento de cargar sus baterías o de repostar combustible.

 

El Google Car ha sido multado por circular despacio

El Google Car ha sido multado por circular despacio

Al despertarnos, nos hemos encontrado con una noticia bastante curiosa en lo que se refiere a los coches autónomos de Google. Esta noticia es que uno de los Google Car que estaba circulando por las carreteras de Mountain View, en California, ha sido multado por circular excesivamente despacio. Según parece, el agente de policía que multó al vehículo no conocía la norma de que estos no pueden circular a más de 25 millas por hora, lo que viene siendo aproximadamente unos 40 kilómetros por hora.

La imagen del agente de policía que pedía la documentación al conductor que iba en el coche para poder tomar el control en caso de que fuese necesario, ya ha dado la vuelta al mundo, habiéndose publicado por primera vez en el perfil de Google+ que tiene el proyecto de coches autónomos de Google.

Con esta imagen incluían un mensaje bastante irónico que era el siguiente: “no creemos que los humanos sean detenidos muy a menudo por un agente por circular demasiado despacio“. La nota explicaba que la velocidad se encuentra limitada por motivos de seguridad y que, después de haber recorrido 1,2 millones de millas con estos vehículos, que es el equivalente a 90 años de experiencia conduciendo, esta es la primera vez que han sido multados, lo que obviamente, no muchos humanos podrían decir.

Sin embargo, y como ya hablamos en el artículo anterior, esta no es la única de las precauciones que están tomando los coches de Google, ya que cuando había niños alrededor, aumentaban la precaución, y además, antes de arrancar cuando el semáforo se pone en verde en una intersección, tiene la precaución de esperar 1,5 segundos, lo que evita los muchos accidentes que suelen ocurrir en ese primer segundo y medio en el que otros conductores hubiesen acelerado para cruzar la calle cuanto antes.

Los coches autónomos de Google circulan con más precaución cuando hay niños cerca

Los coches autónomos de Google circulan con más precaución cuando hay niños cerca

Cuando vamos conduciendo alrededor de un colegio, cerca de un parque o por cualquier sitio donde se sabe que hay niños, lo normal es hacerlo a una menor velocidad, solemos tener más cuidado. Sin embargo, no solo los conductores humanos van con más cuidado cuando hay niños alrededor. Ahora, están entrenando al coche autónomo de Google para que sepan distinguir entre los adultos y los niños, teniendo como principal objetivo el de hacer que sus coches circulen con una mayor precaución en su presencia.

Desde el proyecto del coche autónomo de Google han declarado lo siguiente: “Cuando los sensores detectan a niños en las inmediaciones del vehículo, el software sabe que pueden comportarse de una manera diferente a los adultos, pues sus movimientos suelen ser más impredecibles. Un niño, por ejemplo, podría salir corriendo hacia la carretera entre dos vehículos que estén estacionados, sin que sus padres se den cuenta de ello, y sin que puedan hacer nada al respecto.

Sin embargo, no tenemos muchos más detalles sobre la forma en la que hacen el reconocimiento, ni sabemos y qué tipo de cambios son los aplicados al coche mientras conduce, aunque sí que mencionaron que pueden saber que un niño es un niño, incluso en el caso de que fuese disfrazado, lo que es algo realmente apropiado en Halloween, sobre todo en Estados Unidos, donde se están probando estos coches. El día de Halloween, precisamente, hicieron que algunos grupos de niños paseasen alrededor de sus vehículos estacionados, con la única finalidad de poder mejorar la detección de los niños.

Está claro que esta es una función lógica y muy útil, ya que es algo que ya traemos de serie los conductores humanos. Nosotros sabemos distinguir entre los distintos tipos de peatones, y actuamos a consecuencia de ello. Entonces, sería bastante obvio que los coches autónomos tuviesen los mismos conocimientos, aunque se ha abierto un debate ético al respecto, ya que si fuese a ocurrir un accidente, ¿debería cambiar la forma de actuar del vehículo en el caso de que uno de los afectados fuese un niño?

Google no fabricará sus propios coches, sino que venderá su tecnología

Google no fabricará sus propios coches, sino que venderá su tecnología

Google es la compañía que más progresos parece haber hecho en los últimos años en el ámbito del vehículo autónomo. La compañía lleva ya algunos años de trabajo en su proyecto y sus últimos informes han revelado que la capacidad de estos vehículos es ya casi perfecta. El planteamiento de futuro es particular, y probablemente hiciese que las personas se convirtiesen en uno de los mayores riesgos para que se pusiesen en marcha los vehículos autónomos a gran escala.

Hablando ahora de las barreras que impiden que el desarrollo del coche autónomo vaya más deprisa, habría que explicar que no son tan tecnológicas, como comerciales y sociales. Es importante que empecemos a aceptar que el coche autónomo podría salir a la venta dentro de poco tiempo, aunque serían también necesarias las referencias a nivel comercial y no solo  a nivel tecnológico. Esto debe ser básicamente lo que habrá pensado Google, ya que ha tomado la decisión de que no fabricará sus propios coches, sino que venderá su tecnología para que otros fabriquen los coches.

Hablando de este tema, la empresa ha contratado a John Krafcik, un antiguo directivo que ha trabajado para Ford y para Hyundai y que a partir de ahora va a dirigir la división del vehículo autónomo en Google. Chris Urmson (el responsable anterior) se va a centrar a partir de ahora en el desarrollo tecnológico de estos coches.

El hecho de que hayan contratado a un gestor, en lugar de a un ingeniero, para que se encargue de liderar el proyecto de Google aclaran que el ámbito de esta división es realmente ambicioso. Krafcik hizo la siguiente declaración en Twitter: “los vehículos autónomos podrían salvar miles de vidas, conseguir que la gente tenga una mayor movilidad y liberarnos de las cosas que nos frustran actualmente a la hora de conducir”.

Por último, Google, declaró que no se plantea construir sus propios vehículos, sino que lo que realmente quiere es asociarse con grandes de la industria para que integren su tecnología.