Coches sin conductor

¿Quién es el responsable de los accidentes de vehículos autónomos? 2ª Parte.

¿Quién es el responsable de los accidentes de vehículos autónomos? 2ª Parte.

Si te has perdido la primera parte del artículo, puedes leerla aquí

Coelingh explicó a la BBC lo siguiente: “Todo el mundo conoce el hecho de que la tecnología autónoma nunca alcanzará la perfección y que un día se producirá un accidente, por lo que la pregunta sería quién se convierte en el responsable del accidente, ya que sería irreal hacer responsable a los clientes.”

Sin embargo,  Ben Gardener, quien es abogado en Pinsent Masons, opina que la garantía de Volvo cuenta como principal objetivo el de reducir la incertidumbre en la mente de los gobernantes y los reguladores.  Ha declarado que “Volvo busca eliminar la incertidumbre de quién sería responsable cuando se produjese un accidente. Esto es complicado ya que podría ser el fabricante de la tecnología, podría serlo el “conductor” o incluso, podría serlo un fabricante de uno de los componentes del coche”.

No obstante, como ya mencionamos en el artículo en el que Volvo aceptaba la responsabilidad en los accidentes que se produjesen con sus coches autónomos, el fabricante se encargó además de contar a la BBC que únicamente aceptaría la responsabilidad del accidente si se produjese por un fallo en el diseño del coche. Afirmó que “si el consumidor utiliza la tecnología de forma inapropiada, el usuario sería el responsable”. Por último, afirmó Coelingh que ” si un vehículo ajeno causase el choque, dicho vehículo sería el responsable”.

No obstante,  Gardener se encargó de afirmar que este movimiento podría no deberse a las preocupaciones subyacentes de seguridad sobre los vehículos autónomos, ya que mientras que las marcas están reclamando que los coches sin conductor podrían al final mejorar la seguridad en la carretera, todos sabemos que un gran número de estos vehículos ya han estado involucrados en accidentes mientras hacían sus pruebas.

Por último, Gardener se encargó de aclarar que “No tiene mucho valor en un fabricante el hecho de decir que asumirán la responsabilidad de miles de accidentes, ya que entonces estarían asumiendo que habría miles de accidentes cada año”.

¿Quién es el responsable de los accidentes de vehículos autónomos? 1ª Parte.

¿Quién es el responsable de los accidentes de vehículos autónomos? 1ª Parte.

Como ya vimos en el artículo anterior, el fabricante sueco Volvo afirmó que iba a aceptar la total responsabilidad de aquellos accidentes en los que se involucrasen sus coches sin conductor, habiéndose convertido gracias a esto en una de las primeras empresas de coches en hacerlo. Sin embargo, se han unido también los fabricantes Mercedes y  Google, habiendo hecho declaraciones parecidas.

Volvo realizó estas declaraciones para lograr acelerar la regulación en Estados Unidos, donde según ellos, hay una serie de “detalles” en el reglamento, que está frenando a esta industria.

Actualmente, la barrera más grande con la que nos encontramos es la de la incertidumbre sobre la responsabilidad en un choque donde haya implicado un coche autónomo.

El pasado jueves hubo un discurso en Washington DC donde el presidente de Volvo Cars, Hakan Samuelsson, declaró que Estados Unidos en la actualidad es el “país más avanzado del mundo en cuanto a conducción autónoma se refiere”. No obstante, opina que “los riesgos hacen que pierda su liderazgo”, lo que se debe a la falta de leyes Federales para la “prueba y certificación” de los vehículos autónomos. Esto hace que los fabricantes de automóviles se tengan que enfrentar a reglas absurdas de estado a estado, lo que obviamente, hace más complicado el desarrollo de su tecnología.

Un ejemplo de ello es que únicamente unos pocos estados, como son California y Nevada, permiten las pruebas de coches autónomos en carreteras públicas, siendo lo peor de esto que el reglamento sobre la certificación es distinto en cada estado.

La regulación se ha ralentizado también debido a las preocupaciones éticas y legales que van surgiendo, sobre todo en el caso de los accidentes con coches de esta naturaleza. ¿Podría ser peor la situación que en Estados Unidos? Pues sí, en Europa es incluso peor, como ha explicado el jefe técnico de Volvo, Eric Coelingh. “Como con todas las nuevas tecnologías, es de vital importancia conseguir que el gobierno la regule para su correcta implementación”.

Sigue leyendo el resto del artículo

Volvo piensa asumir los accidentes de sus coches sin conductor

Volvo piensa asumir los accidentes de sus coches sin conductor

Los coches sin conductor se encuentran más cerca de lo que imaginábamos. Hace ya muchos años que esperábamos que nuestro vehículo tuviese otro tipo de relación con nosotros, distinta de llevarnos del punto A, al punto B. Algo así como que nos saludase cuando nos montásemos en el coche, que nos contase las últimas noticias, y que sobre todo, se encargase de llevarnos al trabajo mientras descansábamos.

Sin embargo, hasta hace muy poco simplemente era un sueño. En la actualidad, la tecnología para esto ha avanzado muchísimo, y la mayoría de los fabricantes se encuentran sumergidos en su proyecto propio de movilidad autónoma. Parece ser que el problema ya no es la tecnología, sino que ha empezado a serlo la legislación.

Lo que sí está claro es que todavía es necesario avanzar mucho. Ya no se trata únicamente de que  los gobernantes consigan aprobar leyes que ofrezcan la posibilidad de que circulen los coches sin conductor, sino que también es necesario que los ciudadanos aceptemos que la máquina tenga todo el control. Ya conocemos algunos países donde hay coches que cuentan con licencia, pero eso sí, de pruebas.

No obstante, sigue habiendo una pequeña pega con los vehículos autónomos, y es que la norma general dice que para que un coche autónomo pueda circular siempre debe haber un conductor a los mandos, por si fuese necesario que tomase el control del vehículo. Entonces, la pregunta es, ¿de qué nos sirve un coche autónomo si tenemos que estar pendiente de él?

Otra pregunta que nos asalta es quién asumiría la responsabilidad legal en el caso de que ocurriese un accidente. Imagina que tu coche autónomo golpea a otro vehículo o a un peatón, sería obvio que la culpa no es del pasajero, ya que él no está tomando los mandos, sino que simplemente se está dejando transportar. Lo más lógico sería que, como con el resto de productos que podamos adquirir, asumiese las consecuencias su fabricante, en el caso de que el producto tenga un fallo.

Por este motivo, el fabricante Volvo, que como todos sabemos es una marca que se preocupa por la seguridad, ha decidido pronunciarse sobre este tema. Su CEO Hakan Samuelsson ha aclarado lo siguiente: “Volvo aceptará todas las responsabilidades en el caso  de que sus coches autónomos se vean envueltos en un accidente, pero solo si en ese momento estaba activo el modo autónomo”.

A finales de año habrá coches autónomos circulando por Australia

A finales de año habrá coches autónomos circulando por Australia

Una de las noticias que más ha estado sonando en esta semana es que van a legalizarse los coches autónomos en el estado de South Australia, situado en Australia, como su propio nombre indica. Siendo sólo uno de los ocho estados de los que está compuesta Australia, ocupa el doble de espacio que España y cuenta con una de las principales urbes de nuestras antípodas. Dentro de poco tiempo podrán circular por sus carreteras los coches autónomos de forma totalmente legal.

Stephen Mullighan , quien es Ministro de Transporte del estado  realizó una visita a las instalaciones de Tesla Motors hace algunas semanas y quedó muy impresionado, sobre todo en lo que habían avanzado en conducción autónoma. El estado de South Australia está bastante metido en el área de los coches autónomos: a finales de 2015 piensa cerrar un trozo de la Southern Expressway, para que algunos fabricantes puedan probar sin tráfico su tecnología autónoma. Además, dentro de muy poco lo podrán hacer libremente, conduciendo a la vez que el resto de conductores australianos.

Esta estrategia tiene un claro objetivo, hacer que el estado consiga un papel fundamental en el ámbito del coche autónomo. Las pruebas que van a llevarse a cabo en el próximo mes de noviembre coinciden con un congreso de coches autónomos, haciendo que repercuta en todo el mundo. El estado de South Australia es uno de los estados más ligados a la automoción de toda Australia. Sin embargo, en la ciudad de Churches, se encuentran las plantas de Ford Motor Company y de Holden, aunque las dos cerrarán en el año 2017.

Australia va a perder parte de su identidad automovilística, aunque quizás sea reemplazada por un gran centro de innovación en el área de los coches autónomos. Se cree que después de que se legalice el coche autónomo en South Australia, el resto de los estados del país sigan el mismo sendero.

Dentro de 20 años habrá 85 millones de coches autónomos

Dentro de 20 años habrá 85 millones de coches autónomos

Navigant Research ha estado investigando sobre los coches autónomos, y ha realizado un informe con el que han conseguido mucha información importante. Lo que más sorprende son sus declaraciones en las que afirman que dentro de 20 años habrá circulando 85 millones de coches autónomos.

En la actualidad, cada vez podemos encontrar más vehículos que disponen de características avanzadas de asistencia al conductor. Obviamente, hablamos de vehículos de alta gama, pero aunque no sea posible para todos, ya hay muchas personas que pueden disfrutar de una conducción semiautónoma.

El paso siguiente debe consistir en masificar los sistemas de conducción autónoma en las autopistas, algo que será bastante común en los próximos 5 años, según ha asegurado el informe de Navigant Research, permitiendo reducir los costes para que esta tecnología llegue a gamas más asequibles.

Cuando llegue el año 2020, vamos a encontrarnos en un escenario con vehículos autónomos más complicados pero que todavía necesitarán algún tipo de supervisión por parte del conductor. Cuando llegue ese momento, más difícil será la evolución del coche ya que aún estaremos analizando la forma en la que se relacionarán los coches autónomos, con otros coches, o cómo reaccionarán ante los obstáculos. En esa época también habrá que luchar en materia de legislación y regulación, aunque Navigant Research, espera que se pueda solucionar en poco tiempo.

También han declarado que los coches autónomos serán muy importantes en las grandes ciudades, las cuales se rediseñarán por completo y le darán una mayor importancia a los peatones, pero sin olvidar el transporte eléctrico, el transporte público, el autónomo y las bicicletas.

El informe ha destacado también que dentro de la importancia que tendrá la conducción autónoma dentro de poco, se irá transformando la forma en la que veremos los vehículos autónomos en los próximos cinco años. Este paso es tan importante ya que es necesario que aprendamos a delegar en el coche, ya que hasta el momento no solemos atrevernos a dejar que haga nada por sí mismo.

Navigant Research  mencionó en el último punto de su informe que el coche va a convertirse en un nuevo aparato que hará las delicias de las personas que solo pensaban en él como en el aparato que les podía trasportar del punto A, al punto B. En los próximos años podremos utilizar el coche como un medio de transporte en el que aprovecharemos nuestro tiempo, pudiendo trabajar, leer, o incluso echar una cabezadita.

En cuatro meses, Google ha triplicado su flota de vehículos

En cuatro meses, Google ha triplicado su flota de vehículos

Google cuenta ya con 73 licencias para coches autónomos, una gran suma si las comparamos con las 23 que tenía hace únicamente cuatro meses. Estos datos han sido proporcionados por el Registro de Vehículos Motorizados de California, quien se encarga de dar permisos individuales a cada uno de los vehículos que quiera probar la autoconducción en este estado.

De estas 73 licencias de vehículos de conducción autónoma, 50 son del último modelo que presentó Google y que se desarrolló por completo en Mountain View. Con estos nos referimos a los automóviles redondeados, con el frontal futurista y que lleva colocado el láser LIDAR en la parte superior del coche.

Las otras 23 licencias corresponden a vehículos de la generación anterior, en la que Google implantó su tecnología de inteligencia artificial sobre algunos Lexus RX450h. En estos coches, los sensores no se encontraban integrados en el interior del vehículo, sino que fueron acoplados con tornillos a un coche que ya existía y se comercializaba.

Los coches autónomos de Google circulan diariamente por las cercanías de su sede corporativa, circulando también por las calles y carreteras convencionales de Mountain View y de sus alrededores. Hasta ahora, estos coches han recorrido ya más de 16.000 kilómetros en diferentes condiciones (autovía, ciudad, vía rural), así como en distintas condiciones climatológicas.

Durante todo el período de pruebas, Google registró bastantes incidentes y accidentes, como ya hemos mencionado más de una vez. Sin embargo, Google no asumió nunca la culpa por parte del vehículo, sino que siempre culpó al conductor, diciendo que en dicho momento se estaba bajo el control manual, o a otros conductores (que circulaban en vehículos convencionales.

Por último, es importante mencionar cuántos permisos de circulación para vehículos autónomos ha ofrecido el Departamento de Vehículos Motorizados de California. En la actualidad hay 102 vehículos autónomos con permiso de circulación en California. Google tiene 73 de estos vehículos, por lo que podemos decir que dispone de siete de cada diez coches autónomos de los que hay en la actualidad, pero, ¿quién tiene los otros?

Tesla es la segunda empresa en el mundo de los coches autónomos. Dispone de 12 licencias para circular con sus vehículos, estando después Mercedes Benz, que cuenta con cinco permisos. En los últimos lugares nos encontramos con algunos fabricantes como son Volkswagen, Bosch, Delphi o Nissan. Por último encontramos a BMW y Honda quienes solo disponen de una licencia para circular con sus vehículos autónomos en el estado de California.

A los jóvenes no les gustan los coches autónomos

A los jóvenes no les gustan los coches autónomos

Goodyear, una de las empresas de neumáticos más famosas del mundo ha decidido hacer un estudio para conocer las opiniones de los jóvenes (de 18 a 30 años) sobre el futuro de la movilidad en el año 2025. Ha colaborado junto a la empresa de neumáticos, Think Young, quien es un sitio online que ofrece consejo a jóvenes con las dudas más comunes. El estudio fue realizado en 12 países distintos y en él participaron 2500 estudiantes de ciencias, matemáticas, ingeniería, arte, tecnología y diseño.

Los jóvenes españoles opinan que en el año 2025, los vehículos deberán ser asequibles, inteligentes, y estar conectados en todo momento, aunque no deben olvidarse de la seguridad. Resumiendo, casi el 70% de los jóvenes españoles entrevistados buscan coches económicos que dispongan de las últimas tecnologías.

Además de que consideren de vital importancia que el vehículo disponga de nueva tecnología, el 31% de los jóvenes prefiere que se aumente la seguridad vial, habiendo también un 23% que se ha interesado más en la comunicación con otros coches, lo que podría ayudar a anticiparse a algún imprevisto. Podemos  destacar igualmente que el 44,3% ha escogido unos sensores en los neumáticos que detecten las malas condiciones de seguridad. Con estos porcentajes podemos sacar la conclusión de que los jóvenes buscan conectividad, sistemas inteligentes y seguridad es sus próximos coches.

Carlos Cipolliti, el director general de Centro de Innovación de Goodyear en Luxemburgo ha declarado que, “los jóvenes son expertos en tecnología, por lo que no le extraña que deseen disponer de coches inteligentes y conectados en los próximos 10 años”. No obstante, lo que ha destacado del estudio es que, a pesar de que la conducción autónoma sea uno de los principales focos de interés en el área del automóvil y de la tecnología, únicamente el 20,4% de los jóvenes querría un coche completamente autónomo. Los países donde menos gusta la idea de conducir un vehículo autónomo son Polonia, con un 56,5% de jóvenes que se negarían a utilizarlos, y Eslovenia, con un 68,3% de jóvenes que no los usarían.

Esto nos hace llegar a la conclusión de que los coches autónomos no ofrecen confianza. La falta de confianza es la causa principal por la que los jóvenes no quieren estos coches, aunque el 55,7% están preocupados por la fiabilidad, el 46,3% por el precio y el 37,8% por la seguridad y la privacidad.

Asimismo, los jóvenes opinan que para el 2025 los vehículos autónomos deben tener como objetivo principal  la reducción de los accidentes de tráfico (74,6%), sin olvidarse de la conducción sin estrés (50,7%) y de disminuir los atascos (36,3%).

Por último, cabe mencionar que el cuidado del medio ambiente es uno de los principales objetivos del mundo del motor, siéndolo también para los jóvenes: Luxemburgo es el país donde más preocupa el medioambiente, contando con un 59,1% de jóvenes que lo considera un factor de vital importancia en sus ideales para la movilidad de 2025, después nos encontramos con Eslovenia, donde hay un 52,5% de jóvenes que opina esto y, en tercer lugar encontramos a España, donde un 51,2% de los jóvenes conocen la importancia de proteger nuestro entorno.

¿A qué retos se enfrentarán los coches autónomos?

¿A qué retos se enfrentarán los coches autónomos?

En la fecha que estamos, los coches autónomos tienen que enfrentarse todavía a muchos retos para que sea factible que estos coches circulen por nuestras carreteras con total normalidad. Aunque son muchos los retos que se plantean, hay al menos seis que deberán solucionarse obligatoriamente, ya que de lo contrario, sería imposible que los coches autónomos saliesen al mercado.

Los principales retos son los siguientes:

  • La Conectividad. Esto es lo más importante de los coches autónomos. Cada fabricante de coches sin conductor se encuentra trabajando sin descanso para que la precisión de la información que reciban estos vehículos junto a la velocidad de la recepción permita que resulten fiables. Continental está creando un sistema muy potente que se encargará de proporcionar información fiable sobre el tráfico. Este sistema se basará en los datos que reciba el sensor de la carretera y comparta con los usuarios.
  • La Fiabilidad. Si los coches no son totalmente fiables, nunca llegarán a salir al mercado. Nadie querrá conducirlos, ni querrá circular por carreteras por los que circulan este tipo de coches. Sin embargo, no es solo que logren que los vehículos autónomos sean fiables, sino que además, será necesario que en el hipotético caso de que hubiese un fallo, el coche parase con seguridad. Esto significa, sin poner el peligro ni al usuario, ni al resto de conductores que vayan circulando por la vía. Este quizás sea el reto más complicado.
  • La Aceptación. Este es un rato bastante importante también ya que la aceptación es aún demasiado baja. Nadie confía en estos vehículos si la fiabilidad es cuestionable. Para que sean aceptados, tienen que ser 100% fiables, por lo que este reto va ligado al anterior. Aquí ya se va complicando el asunto.
  • La Inteligencia Artificial. Cuando se empezó a investigar con los coches sin conductor, principalmente se buscaba algo. Lograr una sociedad sin accidentes de tráfico. Esto cada vez está más cerca ya que los vehículos autónomos están dotados de cierta inteligencia, la cual les permite registrar el área que rodea al vehículo, mejorando incluso al ojo humano. Esto puede conseguirse gracias a sus sensores, pero eso no es todo, ya que en estos coches se pueden sustituir los espejos retrovisores por cámaras, lo que aumentaría más aún la seguridad.
  • La forma de comunicarse el usuario con el vehículo. Este es aún un gran reto, ya que hay determinadas situaciones en las que ambos tendrían que comunicarse, y obviamente, eso debe hacerse con total seguridad, tanto para el “conductor”, como para el resto de usuarios de la vía.
  • Dónde se guarda la información recibida y cómo se comparte. Como ya hemos mencionado muchas veces, los coches autónomos recogen información del entorno en cada momento, por lo que es necesario que cuenten con un disco duro muy potente para guardar dicha información. Sin embargo, esa información no valdría para nada si no se comparte con el resto de usuarios de la vía.
Uber va a colaborar en la investigación sobre coches autónomos

Uber va a colaborar en la investigación sobre coches autónomos

La compañía intermediaria de transporte Uber empezará a colaborar con la Universidad de Arizona en la investigación para los vehículos autónomos, centrándose sobre todo en los sensores ópticos y en los mapas.

Asimismo, algunos coches especiales de la empresa Uber van a usarse para poder probar los mapas digitales.

Uber, quien ya recibió inversiones valoradas en varios miles de millones de dólares, se encuentra trabajando en un servicio mapas y de coches automatizados. Esta compañía, que se fundó en San Francisco, ya colaboró anteriormente con el laboratorio de robótica de la Universidad Carnegie Mellon de Pittsburgh (situada en Pennsylvania), un precursor de los coches sin conductor.

Todos sabemos que los coches sin conductor necesitan utilizar mapas muy precisos y la empresa Uber es experta en mapas, ya que los necesita para poder calcular los trayectos a través de los teléfonos inteligentes.

Hace ya algún tiempo pudimos oír especulaciones sobre el interés que tenía Uber en el servicio de mapas Here, de la empresa Nokia. Este interés no tuvo mucho éxito ya que al final Daimler, Audi y BMW se quedó con este servicio de mapas. Por otro lado, Uber consiguió quedarse con la mayor parte del negocio de mapas de Microsoft, así como con las cámaras, las patentes y su centro de investigación, lo que fue un gran logro.

Ya sabemos que la empresa Uber no es muy apreciada en el área de los taxistas, quienes han visto comprometido su trabajo, y están tratando a toda costa eliminar la competencia. Es quizás por ese motivo, por el que la empresa se ha empezado a plantear que ha llegado el momento de expandir sus horizontes, como pasó hace un tiempo con los servicios de mapas, y como ha ocurrido ahora con la investigación sobre los vehículos autónomos.

Una Raspberry Pi y un puntero láser pueden atacar a un vehículo autónomo

Una Raspberry Pi y un puntero láser pueden atacar a un vehículo autónomo

Ya sabemos que los coches autónomos, o lo que es lo mismo, los coches sin conductor, van a ser el futuro. Google es una de las empresas que más está apostando por este tipo de coches (habiendo invertido millones en los sistemas de automatización), aunque no es la única empresa que se ha apuntado a la carrera. Toyota ha dado la noticia de que piensa invertir 50 millones de dólares en esta tecnología, y Elon Musk se encargó de asegurar que Tesla tendrá circulando sus coches autónomos en solo cinco años.

Después de que un grupo de investigadores demostrasen los ataques a varios modelos de Chrysler, los investigadores de seguridad están tratando de demostrar por todos los medios, que cualquier tipo de vehículo podría ser atacado. Por lo que está claro que los próximos en la lista de los investigadores, serán los coches autónomos.

Hablando de investigaciones, un investigador de seguridad ha dado con una forma de interferir en estos coches utilizando únicamente un puntero láser. Los investigadores de la empresa Security Innovation  detectaron este punto débil en la seguridad de este tipo de coches, concretamente, en el sistema que se utiliza para poder medir las distancias con otros objetos, lo que se conoce como Sensor LIDAR (Light Detection and Ranging).

El equipo de seguridad creó un dispositivo por menos de 60 dólares, el cual logró engañar a estos sensores. Dicho aparato se construyó solo con una Raspberry Pi y un puntero láser. Con estas dos cosas, han logrado crear un dispositivo que puede enviar una señal para confundir al sistema de medición del automóvil, de modo que puede lograr cambiar su rumbo, o incluso provocar una colisión.

Todo tipo de tecnología que utilice el Sistema LIDAR podría verse afectado por estos ataques, aunque por razones evidentes, los coches sin conductor serían los que resultarían más peligrosos para los usuarios. El equipo de investigadores va a enseñar sus hallazgos el próximo mes de noviembre en la conferencia europea de Black Hat, la cual tendrá lugar en la ciudad de Ámsterdam.