California prohíbe el uso de coches autónomos a Uber

Podemos decir que Uber es una de las compañías que más ha apostado por los coches eléctricos. En las calles de la ciudad de San Francisco ya habían empezado a realizar pruebas con sus vehículos, pero lo que deberían ser solo pruebas (en un recinto cerrado como hacen otros fabricantes), al parecer se ha convertido en una realidad.

Este jueves, el estado de California tuvo que advertir a Uber que dejase de utilizar sus coches autónomos, pues aún no disponen del permiso necesario para utilizarlos en vías públicas. Como ya sabemos, varios son los fabricantes que están realizando pruebas en recintos privados con este tipo de vehículos, pero Uber había empezado a utilizarlo en las vías públicas, algo que no ha gustado en absoluto a California, quien se ha visto obligado a enviar una carta a su nombre pidiéndole que desista de esta práctica.

El director adjunto del Departamento de Vehículos Motorizados de California, Brian G. Soublet ha sido el encargado de firmar la carta y ha asegurado a la compañía que sin el permiso correspondiente es totalmente ilegal utilizar en las vías públicas coches autónomos.

Esta ha sido la segunda prueba que la compañía ha realizado llevando a pasajeros reales. Por precaución, hasta ahora todos los coches incluían un conductor humano, el cual, en el caso de que fuese necesario debía hacerse cargo de tomar el volante. Además, en cada uno de los vehículos, iba un ingeniero que monitorizaba la forma en la que progresaban las pruebas.

El motivo por el que Uber no sabía que estaba incumpliendo las normas es porque cada uno de los vehículos incluía un conductor humano, por lo que ellos los consideraban vehículos con autopiloto, en lugar de vehículos autónomos. Por esa razón, no pidió al estado de California ningún permiso para circular. El problema vino después, cuando uno de los vehículos se saltó un semáforo en rojo que ya llevaba así unos segundos. Lo peor de todo es que la vida de un peatón se puso en peligro pues estaba cruzando en ese momento por el paso de peatones. Esto se sabe gracias a un vídeo que grabó un taxi con licencia.

Uber ha culpado al conductor que iba en el vehículo de lo que ha pasado, y ha declarado que se trató de un error humano. Al parecer, el conductor no tuvo tiempo de tomar el volante del vehículo para detenerse en el semáforo.

A día de hoy, Uber he hecho caso omiso a esta prohibición y sigue circulando por las calles de San Francisco, por lo que habrá que esperar para conocer cómo termina esto.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook