El Google Car no conducirá solo en estas situaciones

Después de tanto oír hablar acerca de los coches autónomos, si hay algo que tenemos claro es que son realmente complejos. Por ese motivo, Google se ha dado cuenta de que es necesario poner ciertos límites, en los cuales, sus vehículos no conducirán de forma autónoma.

Podemos decir que Google está buscando que sus coches tengan algo de potestad y conciencia para decidir cuál sería la forma más idónea de circular, algo que obviamente, solo podrá hacerlo cuando el coche disponga de los dos métodos de conducción. Cuando se encuentre en malas condiciones el vehículo bloqueará el modo de conducción autónoma, por lo que el conductor se verá obligado a tomar las riendas si desea que el vehículo circule.

Google ha patentado un sistema que evaluará el entorno y se encargará de juzgar en qué condiciones se encuentra, para de esta forma, tomar la decisión.

Las situaciones en las que el Google Car decidirá no conducir por sí mismo son las siguientes:

  • Meteorología. Cuando haya condiciones extremas, el vehículo autónomo de Google no dará la opción de poder conectar el modo autónomo para no poner en riesgo ni al vehículo ni a sus ocupantes.
  • Situación peligrosa. En el caso de que se produzcan excesos de velocidad, fallos de ubicación en el carril, fallos en la distancia de seguridad… el vehículo no tomará las riendas en el caso de que el conductor intente activar el modo autónomo.
  • Situación dudosa. Si el vehículo tiene dudas y cree que puede haber un peligro posible, al igual que en la situación peligrosa descrita anteriormente, tampoco dejará activar el modo autónomo.
  • Carretera no adecuada. Existen algunas carreteras que no son adecuadas para la conducción autónoma, por lo que el vehículo las tendrá en cuenta para no conducir por sí mismo.
  • Cinturón desabrochado. En el caso de que el conductor o los ocupantes del vehículo lleve el cinturón de seguridad desabrochado, el coche tampoco activará el modo autónomo. Tampoco activará el modo autónomo en el caso de que la presión de los neumáticos sea incorrecta, o si alguna de las puertas está mal cerrada.
  • Falta de mantenimiento. En el caso de que al vehículo no se le haya realizado el mantenimiento de forma correcta, es decir, que haya algún fallo en el aceite, el líquido de frenos, los filtros, etc., el vehículo tampoco aceptará la activación del modo autónomo.
  • Mal estado. Si el coche está en mal estado y tiene algún tipo de avería, tampoco se te permitirá pasarle el marrón al vehículo.

Resumiendo, siempre que el vehículo se encuentre en un estado óptimo, las puertas estén bien cerradas, los ocupantes lleven abrochados los cinturones de seguridad, la carretera y la meteorología sean adecuadas y no se produzcan ninguna situación ni dudosa, ni peligrosa, podremos disfrutar del modo autónomo del Google Car.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook