Google piensa construir su propia ciudad donde probará su tecnología

Las ciudades inteligentes se encuentran más en auge que nunca, motivo por el cual es necesario probar la tecnología, ya que la mayoría de las veces se prueba poco, en sitios urbanos de verdad, con los perjuicios que obviamente supone para los ciudadanos. Por este motivo, Alphabet, de Google, ha decidido tomar la iniciativa, por lo que está buscando posibles lugares para construir su propia ciudad que le servirá de laboratorio.

Sin embargo, esa idea ya la han tenido en otras ocasiones, como es el caso de Pegasus Global Holdings que ha empezado a construir una “ciudad fantasma” en el desierto de Nuevo México, en EEUU, aunque sí que podemos ver la gran necesidad de las empresas tecnológicas por probar incansablemente sus productos antes de que salgan al mercado.

La ciudad de Google se podrá considerar como un laboratorio a escala real, con dispositivos de todo tipo que crearán sus ingenieros, conviviendo en el mismo entorno los vehículos autónomos, la fibra óptica, los globos de Internet…

La filial de Alphabet Sidewalk Labs ha empezado ya a negociar tanto con consultores, como con urbanistas de alto nivel para que ejecuten este gran proyecto. Algunas de las zonas favoritas para la creación de esta ciudad son los alrededores de Denver y Detroit. Han sido votadas por 100 investigadores de Google los cuales trabajan para construir el lugar, según ha informado Recode.

Sin embargo, es posible que no prospere la idea de esta ciudad-laboratorio, por lo que en Google han pensado en un “plan B”, que consistirá en llegar a algún acuerdo con condados o ayuntamientos para usar algunos barrios o zonas urbanas con poca densidad habitacional para poder llevar a cabo sus primeras pruebas tecnológicas.

En el caso de que esto ocurriese, estos nuevos “distritos digitales” donde Google desplegaría sus innovaciones revalorizarían notablemente el valor de la compañía, por lo que aumentarían el negocio basándose en la especulación inmobiliaria, así como en la gestión del patrimonio.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook