Volvo piensa asumir los accidentes de sus coches sin conductor

Los coches sin conductor se encuentran más cerca de lo que imaginábamos. Hace ya muchos años que esperábamos que nuestro vehículo tuviese otro tipo de relación con nosotros, distinta de llevarnos del punto A, al punto B. Algo así como que nos saludase cuando nos montásemos en el coche, que nos contase las últimas noticias, y que sobre todo, se encargase de llevarnos al trabajo mientras descansábamos.

Sin embargo, hasta hace muy poco simplemente era un sueño. En la actualidad, la tecnología para esto ha avanzado muchísimo, y la mayoría de los fabricantes se encuentran sumergidos en su proyecto propio de movilidad autónoma. Parece ser que el problema ya no es la tecnología, sino que ha empezado a serlo la legislación.

Lo que sí está claro es que todavía es necesario avanzar mucho. Ya no se trata únicamente de que  los gobernantes consigan aprobar leyes que ofrezcan la posibilidad de que circulen los coches sin conductor, sino que también es necesario que los ciudadanos aceptemos que la máquina tenga todo el control. Ya conocemos algunos países donde hay coches que cuentan con licencia, pero eso sí, de pruebas.

No obstante, sigue habiendo una pequeña pega con los vehículos autónomos, y es que la norma general dice que para que un coche autónomo pueda circular siempre debe haber un conductor a los mandos, por si fuese necesario que tomase el control del vehículo. Entonces, la pregunta es, ¿de qué nos sirve un coche autónomo si tenemos que estar pendiente de él?

Otra pregunta que nos asalta es quién asumiría la responsabilidad legal en el caso de que ocurriese un accidente. Imagina que tu coche autónomo golpea a otro vehículo o a un peatón, sería obvio que la culpa no es del pasajero, ya que él no está tomando los mandos, sino que simplemente se está dejando transportar. Lo más lógico sería que, como con el resto de productos que podamos adquirir, asumiese las consecuencias su fabricante, en el caso de que el producto tenga un fallo.

Por este motivo, el fabricante Volvo, que como todos sabemos es una marca que se preocupa por la seguridad, ha decidido pronunciarse sobre este tema. Su CEO Hakan Samuelsson ha aclarado lo siguiente: “Volvo aceptará todas las responsabilidades en el caso  de que sus coches autónomos se vean envueltos en un accidente, pero solo si en ese momento estaba activo el modo autónomo”.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook