Google culpa al conductor distraído de los accidentes de sus vehículos autónomos. 1ª Parte.

Los vehículos sin conductor de Google ya han recorrido cerca de un millón de millas (lo que viene a ser aproximadamente 625.000 kilómetros), aunque tras un reciente brote de accidentes por colisión trasera, la seguridad de estos coches se ha convertido un poco en objeto de burla.

Chris Urmson, quien es el director del programa de Conducción Autónoma de Google, se encargó de defender el historial de seguridad del proyecto en un evento que se celebró hace unos días en la ciudad de Michigan (EEUU). Básicamente, sus palabras fueron las siguientes: “Ha habido mucho revuelo en la prensa en estos días por el hecho de que nuestros automóviles se hayan visto implicados en colisiones”.  “Es cierto que nos han impactado 14 veces a lo largo del programa, y que se ha hablado mucho sobre eso”.

Urmson ha afirmado que todos los accidentes fueron causados por un error humano del conductor, y la mayoría de dichos accidentes representan ejemplos muy claros del problema ascendiente de la distracción al volante. Se encargó de enseñar vídeos captados por los sensores de los coches de Google a lo largo de varios accidentes, incluso uno en el que el conductor chocó con otro de los coches de Google sin siquiera disminuir la marcha, siendo lo más probable que su Smartphone estuviese acaparando su atención.

Urmson  también dijo lo siguiente en su ponencia del Simposio de Vehículos Autónomos: “Nosotros lo vemos como la ilustración de la epidemia de la conducción distraída”. Además aseguró que los coches autónomos prevendrían de este tipo de accidente. “El coche no es el que se distrae. No tiene la preocupación de poder perderse el primer café de la mañana. Estará atento durante todo el tiempo”.

No te pierdas la siguiente parte del artículo…

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook