Nos subimos a bordo del Mercedes-Benz F 015. 1ª Parte.

Hemos dado un salto en el tiempo y nos hemos subido al automóvil del año 2030. Eso es al menos lo que dice de él su fabricante, Mercedes-Benz. Estamos hablando del  F 015 Luxury in Motion, el cual es un vehículo autónomo que puede hacer cosas realmente sorprendentes. En primer lugar, se conduce solo, y por otra parte, muchas de sus funciones son realizadas a través del reconocimiento facial, así como de gestos, además, el interior parece una enorme pantalla de cine e por si fuese poco, se comunica con los peatones y los vehículos mediante luces, láser y sonidos.

Estamos hablando básicamente de una oficina móvil, ya que nos permitirá, por ejemplo, adelantar algo de trabajo mientras vamos a la oficina, poder mantener reuniones virtuales, o simplemente, relajarnos. Hablamos además de una sala de cine en la que sería posible hasta adentrarnos en una película en 3D. El tiempo que en la actualidad está destinado a la conducción, dentro de quince años podríamos usarlo para entretenernos con nuestras aficiones. De esta forma el vehículo  se convierte en un espacio distinto, el cual podría ser una extensión de nuestra casa o de nuestro centro de trabajo.

El Mercedes-Benz F 015 Luxury in Motion es la aproximación de la marca Alemana a ese futuro en el que el coche se convertirá en una especie de robot-conductor, el cual estará conectado con nuestro Smartphone y que vendrá a recogernos a la puerta de casa con la ruta, la configuración de los asientos y la climatización preparada adecuadamente.

Cuando nos adentramos en este coche, los gestos y el seguimiento facial nos van a servir para “comunicarnos” con el coche. Un ejemplo de ello sería, al mirar al salpicadero, podríamos elegir el mando de la climatización, el cual se activará aumentando la intensidad de su color y, con un gesto con la mano podremos “girarlo” de forma virtual para poder seleccionar la temperatura que queramos. De esta misma manera le podremos ordenar que aumente  la velocidad, que suba y baje el volumen, que abra o cierre las ventanillas, o incluso que realice una videoconferencia. Sin embargo, esto no es algo que solo pueda hacer el conductor ya que lo podrán hacer los cuatro ocupantes del vehículo desde sus respectivos asientos. No obstante, los usuarios que vayan sentados en la parte delantera tendrán más opciones a su disposición, entre las que destaca el poder tomar el control manual del volante y los pedales, los cuales permanecen ocultos siempre que no se utilicen.

El interior del F 015 ha sido fabricado con paneles que rodean a los pasajeros como si se tratase de una pantalla gigante. Mediante esa enorme pantalla envolvente, ver una película en 3D podría ser como estar en su interior. Además, existe la posibilidad de proyectar imágenes de ambiente, por lo que sería posible atravesar la ciudad mientras que observamos en los paneles cualquier otro paisaje, como podría ser montañas, mares, desiertos o bosques.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook