Audi ha llevado la conducción autónoma a los coches eléctricos a escala

Audi ha sido el encargado de trasportar la conducción autónoma a los coches a escala. Diez equipos formados por estudiantes van a competir en la Copa para Modelos de Conducción Autónoma de Audi, con la que se está tratando de encontrar el mejor modelo a escala de un vehículo con conducción autónoma. Audi ha proporcionado a los participantes el hardware, así como un Audi Q5 a escala 1:8, para que los jóvenes que participan en la competición desarrollen el software.

Audi ha presentado su Copa para Modelos de Conducción Autónoma, la cual está destinada a estudiantes de informática, así como a los de ingeniería eléctrica e ingeniería mecánica. En este concurso,  diez equipos van a competir entre sí en un acto público que se celebrará en el Audi Museum Mobile los días 25 y 26 de marzo.

Björn Giesler, uno de los organizadores de la competición, ha explicado lo siguiente: “Nuestra competición va a servir como laboratorio de pruebas para el software desarrollado por estos jóvenes expertos. Intersecciones, tráfico en sentido contrario, maniobras difíciles de aparcamiento y obstáculos que van apareciendo de repente pondrán a prueba la precisión de su programación”.

Un motor eléctrico se encarga de acelerar los coches a escala que están dotados con tracción a las cuatro ruedas, llegando a una velocidad máxima de 40 km/h. Los estudiantes disponen de un paquete de software básico a partir del cual tienen que desarrollar su propia arquitectura de software que sea capaz de procesar los datos que son recogidos por los distintos sensores, interpretar cada situación y controlar el vehículo en consecuencia.

El objetivo para los equipos participantes es el de poder completar la prueba lo más rápido posible y con el menor número de errores. El tiempo que se pierda, los accidentes o las maniobras hechas de manera imprecisa irán restando puntos en la clasificación final. El equipo que consiga una puntuación mayor ganará un premio de 10.000 euros, mientras que el que quede segundo ganará  5.000 euros, y el que quede tercero obtendrá 1.000 euros.

Los parecidos entre los coches a escala y los vehículos reales de los que derivan son un poco más que los visuales ya que el entorno de desarrollo para el software es exactamente igual que el usado para probar los sistemas de asistencia al conductor.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook