El coche autónomo de Google va algo más lento de lo que esperábamos

Son muchas personas las que están pendiente de los avances del coche autónomo de Google, el cual, cuando fue presentado se dijo que podría circular sin conductor, y que sería totalmente seguro, pero la verdad es que aún quedan bastantes flecos que cortar en este proyecto. Ya sabemos que según las leyes actuales, será impensable que el vehículo se desplace sin conductor, ya que ante un posible fallo eléctrico o informático se podría producir un accidente que pondría en peligro al resto de conductores de los demás vehículos. Ahora veremos cuáles son otros fallos que quedan por solucionar.

El proyecto de Google de coches autónomos finalmente tendrá que ir algo más lento de lo que se esperaba. Un informe de MIT Technology ha publicado que los coches se basan además de en los mapas en datos detallados. A pesar de que estos coches lleven más de 700.000 millas recorridas, en la actualidad es necesario que se realicen bastante más pruebas, así como que analicen cuáles son los problemas que podría dar este vehículo y cuáles serían las formas de poder solucionarlo.

Chris Urmson, el director del equipo del coche Google, ha reconocido los muchos problemas de navegación que tiene el vehículo autónomo de la empresa de internet. Entre otras cosas, ha afirmado que estos coches actualmente no son capaces de poder detectar a un agente de policía que se encontrase en la calle controlando el tráfico.

Pero ese no es el único problema que presenta el coche autónomo que todos estamos esperando, ya que en la actualidad hay distintos obstáculos inesperados que hacen que no termine de avanzar este proyecto, como podrían ser por ejemplo, la adaptación a las condiciones climáticas, como es la nieve o la fuerte lluvia, o el tener que realizar otras pruebas en sus cámaras para que puedan detectar las luces, como son los parpadeos de semáforos. Pero eso no es todo, hay otras dificultades que se deben tener en cuenta, como que pasará cuando otros vehículos frenen, si podrá detectar los baches y los peatones o cómo será el tema del aparcamiento, es decir, si podrá detectar un lugar para estacionar, medir el tamaño, y estacionar por si solo de forma segura.

Como podemos ver, el vehículo autónomo de Google tardará bastante en poder ser funcional, por lo que aún está bastante lejos el día en que los podamos ver circulando por la calle.

Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Facebook